lunes, 9 de septiembre de 2013

Mañana... ya si eso.

Si contase la cantidad de veces que he pensado en que debería ponerme y actualizar esto cada equis tiempo con alguna entrada explicando o contando algo, me tendrían que pagar por descubrir un número primo con más cifras que el último descubierto.

En la gran mayoría de libros y películas que tratan sobre el prototipo de chica adolescente de clase media-alta sin problemas psicológicos o mentales, esta tiene un diario en el cual año tras año cuenta todas y cada una de las cosas que le van ocurriendo. Cosa que también parecen tener muchas de las víctimas de asesinatos en series policíacas que casualmente, les ayudan a resolver el caso ya que ahí vienen explicados sus secretos más ocultos.
Lo que no nos enseñan estas series es lo difícil que es sentarse, coger un cuaderno, y escribir en él todas las noches contando todo. ¿Quién no se ha propuesto alguna vez empezar un diario?
¿Cuántos de nosotros hemos pensado en hacerlo tantas veces que una vez decidimos empezar y a la tercera noche se nos olvidó y noche tras noche nos decíamos eso de 'mañana ya lo pongo' y no lo hacíamos?

Lo mismo me ha ocurrido con este blog. Siempre digo que voy a retomarlo y escribir cosas con sentido que sean agradables de leer en las que uno se siente identificado, pero aún así de alguna forma acabo dejándolo para ''mañana... ya si eso'' que acaba siendo tres meses más tarde cuando dentro de mi cabeza formo una batalla y una de las partes contrincantes consigue vencer a la otra y hacer que me arrastre hasta el ordenador y escriba algo.

Así que aquí estoy, con algunas ideas en la cabeza que dejaré para mañana, que no mañana...ya si eso, no, mañana de verdad, porque no os quiero aburrir así de golpe. 

Además, así tengo razón para no dejar esto abandonado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario