viernes, 19 de octubre de 2012

Nada es suficiente.

Hemos llegado hasta aquí, ¿ahora qué pasa? ¿Sigo fingiendo, mirando a ver qué ocurrirá si sigo por este camino? ¿Digo la verdad y espero a que llegue el momento de arrepentirme? Vivo con la ilusión de que nunca llegue, podría prepararme para el momento en el que me toque, pero para eso tendría que pensar en ello, y se vive demasiado bien en la ignorancia. Me lo enseñó un sabio hace ya lo suyo, su nombre es realidad y tengo miedo a volver a afrontarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario