domingo, 28 de octubre de 2012

''S, de silencio, de suicida y de susurros por salvarme.''

Hola.
Tú. Sí, tú. No estás solo. No, no digas que no. No vale negarlo, ni siquiera con la cabeza. Es mentira. No estás solo y nunca lo estarás. En ningún momento se te ocurra pensar que estás solo. Siempre, y repito, siempre hay y habrá alguien ahí para escucharte y ayudarte cuando más lo necesites. No digas que tú no tienes a alguien porque no es así. Alguien, puede que ni sepas quien, está dispuesto a hacer cualquier cosa por ti. Suena increíble, ¿verdad? Pero es verdad. ¿Te has parado a pensar en la cantidad de gente que ha sonreído gracias a ti durante todos estos años? ¿No verdad? Pues piénsalo. Piensa en la sonrisa de tu madre cuando volvías del colegio con ese dibujo tan bonito que le hiciste. Piensa en las lágrimas que casi se le escapan a tu padre cuando te vió soplar las velas. Acuérdate de los 'te quiero' de tus abuelos, de tus tíos, de tus amigos y de cualquier persona que te lo haya dicho en algún momento de tu vida. ¿De verdad crees que merece la pena mandar todo eso a la mierda? ¿De verdad? No. No digas que sí. Sabes que no merece la pena. Acuérdate de todos los buenos momentos que has pasado, y los que te quedan por vivir. Porque los vas a vivir. Aunque la vida tenga sus momentos difíciles, que pueden durar meses o incluso años, siempre hay una luz al final del túnel. Porque esto es así, aunque tu vida ahora sea un túnel frío, oscuro y que parece interminable, no lo es. Ningún túnel lo es. Al final siempre conseguirás salir, no importa cuanto tardes, siempre conseguirás salir de ahí y volverás a ver la preciosa luz de un día de primavera. ¿De verdad quieres no volver a sentir la brisa por tu pelo durante un precioso atardecer de primavera? ¿De verdad que no quieres volver a sentir el frío agua del mar recorrer tu cuerpo los calurosos días de verano? ¿De verdad que no quieres bailar en la lluvia de otoño y tumbarte en la nieve del frío invierno? ¿De verdad? Piénsalo. Te queda tanto por vivir. Y no lo vivirás solo. No. Porque no estás solo. De veras. Te lo prometo.
Firmado, .

viernes, 19 de octubre de 2012

Nada es suficiente.

Hemos llegado hasta aquí, ¿ahora qué pasa? ¿Sigo fingiendo, mirando a ver qué ocurrirá si sigo por este camino? ¿Digo la verdad y espero a que llegue el momento de arrepentirme? Vivo con la ilusión de que nunca llegue, podría prepararme para el momento en el que me toque, pero para eso tendría que pensar en ello, y se vive demasiado bien en la ignorancia. Me lo enseñó un sabio hace ya lo suyo, su nombre es realidad y tengo miedo a volver a afrontarlo.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Confundiendo lágrimas con gotas.

Pasaste de ser mi sueño preferido a mi peor pesadilla, de mi pasatiempo favorito a lo que no me deja dormir por las noches. Te convertiste en lo que siempre juraste odiar.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Prefiero no recordar.

Con mis zapatillas destrozadas de tanto caminar en busca de la felicidad y tu imagen en la cabeza, me encuentra sola ante mi mayor miedo. Sola ante mi mente y los recuerdos que se guardan ahí. En estos momentos lo único que no deseo es estar sola, porque cuando lo estoy, pienso, y cuando hago eso, me acuerdo de ti y de todos los sueños que nunca cumplimos. Y es que todo está bien mientras que no estés aquí. Si note veo, no te recuerdo, y si no te recuerdo, puedo continuar con mi vida tranquilamente.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Monster.

Son alrededor de las 4 de la mañana y mientras me limpio las lágrimas llego a una conclusión. Los monstruos no siempre viven debajo de nuestras camas o en nuestras cabezas. Al cabo de mucho tiempo te das cuenta de que ese alguien que ha estado siempre a tu lado, que te levantó todas esas veces que te caíste y te prometió el cielo y más, ese alguien no es más que un verdadero monstruo. No todo el mundo sabe esto, la mayoría de la gente tiene miedo a reconocer a este monstruo. Prefieren vivir en la ignorancia. Saben que algunos de sus amigos o familiares más cercanos lo es pero no están dispuestos a sentir el dolor que hay al descubrir quién. Lo difícil no es descubrir al monstruo, es decidir qué hacer. Decirle lo que sabes y no volver a hablar con él, o no decir nada, seguir con tu vida como si no supieses nada, pero con el pensamiento de estar ante una criatura horrible durante el resto de tus días, sabiendo que estás siendo engañado. Es una decisión muy difícil de tomar. Solo pocos han admitido a este ser saber cómo es realmente. Solo pocos han sido capaces de abrir sus ojos y ver el mundo real, afrontando el miedo de quedarse solos ante este grande y peligroso mundo, pero muchas veces es mejor estar solo que rodeado de monstruos.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Night terrors.

Miércoles 1 de Agosto 2012. 5:13 de la madrugada. Insomnio, así es como lo llaman, ¿no? Yo ya no sé ni como llamarlo, y si te soy sincera, ahora mismo ya no sé nada. Sé que me arrepiento de todo. Mentira. Ya te estoy mintiendo de nuevo. Lo siento. Sabes que no quiero. Tampoco quiero ponerme a recordarlo todo, pero creo que ya es tarde. Tus ojos. Clavados en los míos. Tus labios. A escasos milimetros de mi boca. Un ''lo siento'' poco entendible. Mis ojos. Dos cataratas infinitas. Bajas la mirada. Sigo sin saber por qué. Tus lágrimas caen al suelo y cuando me quiero dar cuenta vuelves a estar ahí, tu cuerpo entre mis brazos y tu cabeza en mi hombro. Tus manos en mi cintura. Todo vuelve a ser como antes. Levantas la cabeza, se me cae el alma al suelo al ver tus ojos, rojos, y por desgracia esta vez no son de haber fumado. Mierda. Me dicen que en mi cabeza solo hay mierda, pero nadie sabe que nada de eso es verdad. En mi cabeza, ahí solo habitas tú. Tú y todas las palabras que un día me dijiste. ¿Mereció la pena? Dime la verdad. Sabes que tus palabras son las únicas en las que confío, o confiaba. Ya no lo sé ni yo. Solo sé que quiero y necesito dormir, pero contigo en mi cabeza me es imposible.

¿...Siempre?

Domingo 15 de Julio 2012. Son las 4 de la tarde y hace calor. ¿Tan difícil es de comprender? ¿Tan difícil es por lo menos intentar comprender que lo único que quiero es estar sola, pero que lo que realmente necesito que es que vengas aquí y me abraces? Tampoco es tanto pedir…¿verdad? No creo que sea realmente complicado para ti fingir durante 5 minutos que te importa lo que me pasa, porque aunque nunca lo admitas, ambos sabemos que esa es tu especialidad. Te encanta hacerme sentir especial, haciéndome caso, escuchándome y hablándome, para luego dejarme tirada como si nada. Se puede decir que es lo que más echo de menos de ti, esas noches en las que yo te contaba todo y tú fingías que me escuchabas y te importaba lo que te decía, esos ‘no te preocupes, todo saldrá bien, estaré ahí para lo que sea’ pero más importantes son los ‘siempre’ que para ti significaron…¿qué? ¿5 semanas? Pero yo no soy como tú, cuando yo te dije ‘siempre’ lo decía de verdad, aún puedes contar conmigo para lo que quieras, pero claro, ahí está el problema de tu orgullo…No necesito que me pidas perdón, de veras, no hace falta que vuelvas a pronunciar esas dos palabras que me susurraste entre lágrimas aquel día, simplemente te pido que las cosas vuelvan a ser como antes, quiero que confíes en mí, de la manera en la que yo pude confiar en ti. Quiero que no tengas miedo a contarme lo que sientes, igual que hice yo contigo. Te preguntarás, ¿por qué? Porque me importas, aunque no te lo diga, sigues siendo de lo más importante en mi vida, sí, después de todo este tiempo sigo pensando lo mismo. Porque cuando te dije ‘me tienes para lo que sea, 'siempre' lo dije en serio, e incluso después de todo lo que ha pasado, sigo estando ahí, no de la misma manera, pero lo sigo estando.